Desenredando Enfados. Cómo acoger conflictos con amor.

 

20151124_130755

Son las siete cuarenta y cinco de la mañana, tenemos que salir ya para ir a trabajar, y llevar a la peque al cole. Sabemos, además, que cinco minutos más no son cinco minutos tarde, sino veinte, porque tenemos controlada la salida en masa de los coches que colapsarán la carretera en exactamente cuatro minutos. Pero nuestra amada peque necesita ponerse los zapatos rosas, justo esos y no otros, y no los encuentra. Mamá está en la puerta, la peque corriendo por la casa, y en ese momento, en el que realmente lo que queremos es meternos en la cama hasta que sea viernes otra vez… ¿Qué hacemos?

Herramientas y recursos concretos para solucionar conflictos hay muchos, pero no olvidemos que el principal motor de todos ellos somos nosotras: Las personas adultas que están frente a ese niño desbordado, que a veces  nos pone a nosotras, también, al borde de nuestra capacidad de reacción. El enfado puede ser como una inmensa madeja de lana, pegajosa, que nos va rodeando más y más, a medida que crecen los nervios, las prisas, las palabras feas, el tono de voz… Tanto los nuestros, como los de los niños, que recogen en su madeja lo mismo que le vamos lanzando, y nos lo lanzan otra vez.

¿Qué necesitamos para solucionar un conflicto de la manera más respetuosa y amorosa posible, y hacerlo de forma eficaz? Primero, crear en nosotras mismas una buena actitud. Para afrontar la situación de manera positiva, colaborando en el “desenredo”, y no en enredarnos más.

heart-762564__180

Las Ocho Ces son ocho cualidades que necesitamos para lograr la actitud ideal que envía a las peques el mensaje más respetuoso y cariñoso, y nos permite resolver la situación conflictiva de forma amorosa y eficaz. (Y las he llamado así porque, curiosamente, todas empiezan por la letra Ce)

Veamos cuáles son…

20151124_121743

1. Consciencia

…de que está ocurriendo un conflicto. Requiere de cierta dosis de sensibilidad, de capacidad para captar las señales que nos envía nuestra hija, o las características de la situación . Darnos cuenta de que algo está pasando, algo importante, algo que puede desembocar en un conflicto, o que ya estamos en él. Es el momento de prepararnos, respirar, y acordarnos de “activar” las otras siete “Ces”.

 

20151124_122702

2. Calma

Respira. Encuentra ese rinconcito luminoso que guardas para ocasiones como ésta. (Es importante tener las reservas de esta Ce siempre, al menos, medio llenas. Para ello, puedes tener en cuenta las diez claves para lograr ser un adulto tranquilo de este otro artículo)

 

20151124_122320

3. Comprensión

De la situación, de la emoción, de nuestro hijo o hija, de sus motivos, de los nuestros… Para esto hay que conocer. Conocernos, primero a nosotras. Dónde están mis límites, cuál es mi necesidad. Cuánto de importante es lo que necesito, cómo de enfadada o nerviosa estoy en este momento, cuánta tranquilidad me queda para empezar a gritar…

Y conocer a nuestro hijo. Qué le sucede, qué está sintiendo, qué puede necesitar… (Vale. Si supiéramos todo esto, tal vez no estaríamos en un conflicto ahora mismo… Pero, al menos, poner la intención en saber lo que está ocurriendo, nos ayudará a resolverlo.)

 

20151124_124514

4. Corazón

Estar conectadas con el amor hacia nuestras hijas es la mejor manera de resolver un conflicto, sea el que sea. Es la clave de la empatía y de encontrar la calma, y también de la comprensión. Es la conexión con nuestra sabiduría interior, con nuestro poder más íntimo, que siempre tiene una buena respuesta. Es cuestión de práctica, cuidado y escucha, que podamos llegar a oírla… A oírnos. Y es bueno tenerlo en cuenta, aunque tal vez, no siempre podamos hacerle caso tal cual. A las siete cuarenta y cinco de un lunes, seguramente nuestro corazón nos dirá que agarremos a nuestra peque, busquemos juntas los zapatos rosas, y nos metamos en la cama grande, con ellos puestos, hasta las diez… Y eso, no siempre lo podremos hacer. (…¿O sí?… Los peligros de escuchar a nuestro corazón es que muchas veces, no hace cuestionarnos tantas cosas…)

 

20151124_125912

5. Creatividad

Esto de la maternidad es una ciencia que no tiene nada de exacta. Lo que funciona hoy a la perfección es un desastre mañana, y puede que dentro de tres meses, vuelva a ser la panacea universal (así que no deseches recursos… si funcionaron una vez, pueden volver a hacerlo!).

La creatividad es una de las características más valiosas que puede tener un padre, porque nos saca de los apuros más insospechados. Desenredando enfados, es igual. Respira, mira, siente, comprende; y déjate llevar por tu instinto. Hay muchísimas herramientas y recursos que se pueden usar a la hora de acoger y resolver un conflicto (hablaré de ello en otro artículo, más detenidamente), pero la elección de cada una en cada momento, y más aún, crear una nueva a la medida de lo que está sucediendo en ese instante, es fruto de nuestro sentir, y de nuestra imaginación.

 

consistencia

6. Consistencia

La consistencia es esa presencia que transmite calma, seguridad, confianza. Transmite a nuestros peques que la situación está bajo control, que por muy enfadado que esté, papá o mamá sigue ahí, con la capacidad de sostener la emoción, la propia, y la del peque; y que vamos a resolver la situación.

El adulto es un refugio, un lugar seguro, en el que el niño, sobre todo en situación de conflicto, necesita poder encontrar cobijo, si le hiciera falta. Si el conflicto es con nosotras, probablemente no quiera estar cerca, o si se acerca sea para agredirnos, incluso: No importa. Sigue necesitando que seamos un lugar seguro para poder resguardarse, en ese momento, o después. El tema de la agresión hacia nosotras es delicado y merece una atención especial; que le dedicaré en otro artículo. Por ahora, baste decir que parte de la consistencia la conseguiremos siendo coherentes con nosotras mismas, que es la siguiente Ce. (Y si para nosotras es importante que no nos agreda, siendo coherentes con ese principio, no le dejaremos hacerlo.)

  

20151124_123929

7. Coherencia

Tiene mucho que ver con la anterior Ce. Si hemos decidido algo, decidido está. Nuestra seguridad, transmite a nuestra peque la seguridad que ella necesita para poder salir del enredo emocional.

Para poder sostener la situación, y que nuestra hija pueda apoyarse en nosotras para poder salir también, necesitamos tener claro hacia dónde vamos, e ir.

Esto no quiere decir que no podamos cambiar de opinión, que no podamos ser flexibles; si es que, en nuestra comprensión de la situación, vemos que nuestra primera decisión no es la más adecuada, y que mejor tomamos otra dirección. Quiere decir que, si hemos cambiado de opinión, hagamos eso otro, con decisión. (En los cambios de opinión, en general está bien verbalizarlo, de forma positiva, para seguir siendo coherentes: Si hemos dicho en un principio, “Cielo, da igual con qué zapatos vayas, no voy a esperar ni un minuto más”, y ha pasado un minuto, (o, generalmente, más…), y seguimos en la puerta; podemos decir “¿Aún sigues buscando? Vale, no me había dado cuenta de que era tan importante para ti. Voy a ayudarte a buscarlos un par de minutos más, y si no los encontramos, te tendrás que poner otros, y nos iremos.” Y, siguiendo con la coherencia, hacerlo entonces así.)

Cuidado, pues, con las decisiones. Está bien, por eso, primero tomar consciencia, evaluar la situación para comprenderla, respirar, y conectar con el corazón antes de decidir cómo seguir. (¡No te agobies! Se hace en milésimas de segundo, con un poco de práctica. ¡Somos seres casi mágicos, los papás y las mamás!)

 

 

20151124_130755

8. Celebración

Si salió bien, por lo bien que salió. Y si salió mal, porque lo necesitamos más que nunca: A veces, cuando menos nos merecemos un abrazo, es cuando más lo necesitamos.

Es el momento de recordar a nuestros hijos que los queremos por encima de todo, se “porten bien” (se sientan bien) o se “porten mal” (se sientan mal); pase lo que pase, estén como estén… Sean como sean. Les amamos.

Celebrar (con un abrazo, un postre especial, un cuento, un baño agradable, un paseo…), sirve para alquimizar la energía potente y tensa de un conflicto, y transformarla en una energía amorosa y tranquila. De esta forma, la próxima vez que se avecine un conflicto, recordaremos esta última energía, y estaremos todos mejor predispuestos a sostener la situación, desde el amor y las “Ocho Ces”.

backlight-944482__180

Ana Martínez Acosta

Psicóloga. Terapeuta infantil y de familias. 

www.amapsicologia.org

¡Quiero estar al día de todas las novedades!
Quiero seguir leyendo, inspirándome y disfrutando de los artículos en mi mail.

2 comentarios en “Desenredando Enfados. Cómo acoger conflictos con amor.

  1. Buenas noches. Tengo un problema, y es q mi hija de 8 años no duerme bien desde hace 2 meses y algo. Ha coincidido con el curso de 3º de primaria. No puede dormir sola. Tiene mucho miedo. Se despierta y viene a nuestro cuarto varias veces en la noche y no descansa ni mi marido y yo tampoco. Decidí irme a su cuarto a dormir una temporada a la cama de al lado para ver si acompañando su proceso se iba diluyendo. Pero en cuanto intentó volver a mi habitación ella lo pasa fatal. Me pide desesperada y ansiosamente q vuelva. No sé ya qué hacer… Ha llegado un momento en q siento q se me escapa de las manos y q necesito ayuda y asesoramiento.
    Estaría muy agradecida de una orientación adecuada.
    Muchas gracias!

    • Buenos días, Mara; gracias por tu consulta.
      El sueño en los niños (igual que en los adultos) es un referente de cómo se encuentran interiormente: Comentas que vuestra hija está nerviosa, inquieta, tal vez haya cambios en su vida (como el que comentas del cole…) que le estén preocupando y eso se refleja en el sueño.

      Mi consejo es que podais indagar en ese sentido: ¿Qué le está ocurriendo de día, que le impide dormir de noche?

      Mientras tanto, si acompañarla en su habitación es lo más cómodo para que todos podáis descansar, puedes seguir haciéndolo así, siempre que todos estéis de acuerdo; hasta que se resuelva la inquietud de fondo.

      Los niños atraviesan fases de miedo, que reflejan preocupaciones externas, o procesos de crecimiento interno.
      Necesitan sentirse acompañados y comprendidos, hasta que esta fase se resuelva. Pensad que es algo pasajero, y procurad entender qué le ocurre, para ayudarla de la mejor manera posible.
      Tal vez necesiteis ayuda especializada, con mayor información y detenimiento acerca de vuestras circunstancias.

      Si lo deseáis, podéis escribirme al correo anavuela@gmail.com, y comentamos con mayor detenimiento.

      Un abrazo!

      Ana Martínez Acosta
      Psicóloga Infantil y Familiar
      Crianza Consciente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *